Chiapas desborda verdor y naturaleza. Parte de su territorio está considerado reserva natural protegida, y en él se despliega una enorme diversidad de flora y fauna. Esta tierra aloja los majestuosos vestigios de la antigüedad maya y hoy en día las tradiciones culturales vivas de sus indígenas. 

Tierra del mezcal y la Guelaguetza Oaxaca ha visto nacer a importantes personalidades de la historia, la política y el arte mexicano. Aquí se desarrollaron la cultura zapoteca y la mixteca. La capital resguarda un centro histórico declarado Patrimonio de la Humanidad.

Puebla está dominada por el Iztaccíhuatl y el Popocatépetl, telón de fondo de un territorio rico en accidentadas serranías, cascadas y manantiales. Su historia comenzó desde tiempos prehispánicos y Puebla de los Ángeles, la más española de las ciudades virreinales, es una joya arquitectónica del barroco. 

Las zonas arqueológicas de Veracruz abarcan las culturas olmeca, totonaca, y huasteca que florecieron en una tierra pródiga en vegetación y ríos. Cortés fundó en estas tierras la Villa Rica de la Veracruz y desde entonces la región ha mantenido una presencia importante a lo largo de la historia del país.

Páginas