Orgullosa de ser moreliana, Rubí trabaja incansablemente para promover la gastronomía no sólo de Michoacán, sino del país entero. Es una de las responsables de que la UNESCO haya reconocido a la cocina de México como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2010.

No

Heredó el buen sazón de su madre, abuelas y tías. Desde pequeña se enamoró de la cocina y todo lo que rodea el legado gastronómico de México y, más específicamente, de Michoacán. 

Después de estudiar gastronomía, realizó varios cursos de especialización en México y Argentina, así como prácticas con importantes cocineros franceses y españoles. 

Al contar con una sólida base teórica y metodológica, Rubí es reconocida como una de las promotoras e investigadoras más importantes de la comida mexicana. A lo largo de más de 20 años ha recopilado platillos de diferentes regiones e incluso fue una de las chefs encargadas de mostrar las características inigualables de la comida mexicana ante la UNESCO, para conseguir la declaración de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2010.

En su restaurante Los Mirasoles, ubicado en el centro histórico de Morelia, es posible probar exquisitos platillos michoacanos, cortes argentinos y deliciosas pastas italianas, acompañadas de excelentes vinos nacionales e importados.

Todos mis platillos son recetas de la cocina tradicional michoacana, que conocí a través de mi mamá, mis tías y abuelas
Rubí Silva