Es el único mexicano en Europa con una estrella Michelin. En su restaurante madrileño Punto MX demuestra que la fusión entre los ingredientes aztecas y la esencia mediterránea da como resultado algo exquisito. 

Chef Roberto Ruiz
No

Con una mamá que disfrutaba al hacer creaciones culinarias, Roberto supo que quería ser chef desde los 16 años. A su papá no le gustó la idea y le consiguió un trabajo de lavaplatos para disuadirlo, pero el “castigo” tuvo el efecto contrario: conoció cómo era una cocina de verdad y no volvió a salir de ahí. 

Roberto consiguió una beca en el Centro Culinario Ambrosía y tuvo la oportunidad de trabajar con Ricardo Muñoz Zurita.  

A los 20 años era el chef nacional de Carrefour, en donde tenía que diseñar platillos para medio millón de personas; en su paso por Vips aprendió la importancia de estandarizar los procesos y el presidente del grupo, don Plácido Arango, fue quien lo llevó a España, pues quería a un cocinero mexicano para sus eventos en el Real Patronato del Museo del Prado. Roberto se subió al avión rumbo a Madrid pensando que regresaría en tres meses y ya lleva ahí más de 10 años.

Para un cumpleaños de la entonces princesa Letizia, Roberto hizo un mole con perdices y ahí descubrió que mezclar ingredientes mexicanos y españoles era una excelente idea. Siguiendo esta filosofía de sincretismo gastronómico, Punto MX abrió sus puertas en mayo 2012 y a los pocos meses ya era el segundo restaurante con la lista de espera más grande de España. 

La demanda aumentó todavía más cuando, a finales de 2014, se supo que Punto MX tendría una estrella en la Guía Michelin 2015, convirtiéndose en el primer restaurante mexicano en Europa en conseguir dicho reconocimiento.

La comida mexicana es como el país, muy espontánea. México sabe delicioso, sabe a alegría y variedad
Roberto Ruiz