Pionero en la promoción y rescate de los productos mexiquenses. Es el encargado de ponerle sazón al restaurante Amaranta, en el Estado de México.

No

Rescatar el restaurante familiar Amaranta, fue su principal motivación para dedicarse a cocinar. Hoy es uno de los cocineros más queridos y reconocidos del país.

Estudió en Centro Culinario Ambrosía donde aprendió de personalidades de la gastronomía mexicana de la talla de Federico López –pionero en la cocina contemporánea en el país– y el investigador Ricardo Muñoz Zurita.

En 2002, mientras fortalecía sus conocimientos técnicos, abrió un taller de pastelería que surtía a diversos restaurantes. En 2004 su familia adquirió el restaurante Ofening’s de Toluca, precursor inmediato de Amaranta, nombre que ostenta desde 2010.

Utiliza ingredientes de los distintos municipios de su estado natal, a los que aplica técnicas modernas y tradicionales. El nombre de su restaurante proviene del cereal “amaranto”, al cual aplicó el femenino como homenaje a su aprendizaje de las cocineras en los mercados.

Buscamos que la gente venga a comer a nuestro país y, por qué no, a beber mezcal también
Pablo Salas