Chef, maestra, investigadora y periodista, es pilar de la cocina nacional y una de las fuerzas que impulsan la preservación de la riqueza natural de México a través de la gastronomía.

No

Pionera en la gastronomía nacional, Alicia Gironella destaca en todos los ámbitos culinarios. Actualmente es miembro del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana y trabaja en proyectos de preservación de las especies endémicas del país.

De padre catalán y madre yucateca, desde pequeña estuvo rodeada de buena cocina. Inició su carrera gastronómica como directora del colegio Loyola del Pedregal, donde abrió la materia de Cocina como parte del plan de estudios.

Ya enamorada de la cocina, organizó el Primer Festival de Cocina Mexicana en Acapulco. Fundó el Centro de Estudios Culinarios Académicos en la Universidad Iberoamericana.

Por su trayectoria, Gironella es reconocida a nivel mundial y por ello es la primera mujer en convertirse en Miembro Honorario del Club de Chefs des Chefs.

Además de la academia y la cocina –fue chef del restaurante Tajín–, contribuye en el ámbito editorial con su participación en enciclopedias y libros de gastronomía mexicana.

Recientemente fue uno de los pilares para lograr la inclusión de la cocina mexicana como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO y realiza trabajos con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) para preservar los maíces endémicos de México.

La gastronomía mexicana es la única en el mundo que tiene un producto común denominador para todas sus cocinas: la deidad el maíz; nuestra historia nace y muere con él. Es un producto que, de oriente a occidente y de norte a sur, nos une. Es nuestra identidad
Alicia Gironella