Un tesoro en la ciudad
  • Un huerto urbano ayuda a reducir nuestra huella de carbono ya que los productos son locales y de temporada
  • Cualquier espacio puede adaptarse para cultivar

 

No

Para los habitantes de una ciudad resulta cotidiano acudir al supermercado y encontrar cualquier producto todo el año. Esto que nos parece tan natural no lo es en absoluto. Respetar las temporadas y dejar que los cultivos sigan su curso es la manera más ecológica de comer. Los huertos urbanos son una excelente forma de ayudar a la sostenibilidad del planeta y divertirnos en el proceso. Además de saber a ciencia cierta qué estamos comiendo.

La agricultura urbana es un medio educativo, productivo y terapéutico que reconecta a los ciudadanos con la naturaleza y su alimentación. Además, detona un sentido de responsabilidad y suscita la soberanía alimentaria. Imaginemos el altísimo impacto al medioambiente cuando los productos tienen que envasarse, congelarse, transportarse (sin romper la cadena de frío) y exhibirse.

Algunas instancias gubernamentales tienen talleres para aprender a cultivar huertos urbanos. En la Ciudad de México recomendamos Cultiva Ciudad, que hace consultoría, diseño y desarrollo de proyectos de agricultura urbana.

Datos Relevantes: 
  • Un huerto urbano debe ser ecológico, es decir, responder a las temporadas
  • No se trata sólo de tener un huerto en casa, instancias de gobierno, asociaciones civiles y de agricultores en toda la República organizan mercados donde se pueden adquirir alimentos directamente con los productores de los alrededores
  • Un huerto urbano ayuda también a generar espacios verdes en las grandes metrópolis

Para saber más
Cultiva Ciudad Huerto Urbano en Tlatelolco