Una de las costumbres más arraigadas en todo el país
  • Bebida no alcohólica tradicional de la gastronomía mexicana
  • Las más famosas son de horchata, tamarindo, jamaica y limón, aunque existen tantas como ingredientes disponibles

No

Es innegable que la comida mexicana presenta notorias diferencias de norte a sur y de península a península. Sin embargo, existe una constante para acompañar cualquier comida: las aguas frescas. Su simpleza es parte del encanto. Sólo se necesita agua, hielo, frutas o algún otro ingrediente, un poco de azúcar y algo de imaginación: las combinaciones son infinitas.

¿Por qué son tan famosas en este país? México tiene una tierra muy prolífica en la que crecen todo tipo de frutas, algunas endémicas y otras que llegaron tras la conquista española. Además, se trata de un territorio donde el calor es el rey. Algunas regiones del sur son calientes todo el año; y en el norte, por ejemplo, los termómetros marcan altísimas temperaturas en verano. Por eso, en todas las ferias, fiestas, mercados y taquerías veremos vitroleros llenos de aguas de colores, con mezclas deliciosas que cambiarán según la región y, por supuesto, según las frutas de temporada.

Datos Relevantes: 
  • Se trata de una opción sana, pues las aguas frescas se hacen con ingredientes 100% naturales
  • Para hacerlas aún más saludables pueden endulzarse con miel de abeja o agave
  • Se pueden mezclar hojas como menta, alfalfa o hierbabuena; granos como chía, avena y cebada; y verduras como pepino o apio
  • En Jalisco y Nayarit es muy famosa el agua fresca de pitahaya 

Para saber Más: Secretaria de Cultura